Pirineo Francés : Circo de Anéou y Tour del Midi Día 2

FICHA TÉCNICA DE LA RUTA
Pirineo Francés : Circo de Anéou y Tour del Midi Día 2
Fecha : 5 de Julio de 2010
Senderistas : Angel, Jose
Valoración (Sobre 5) : 5
Merece la pena destacar …  
En este segundo día de recorrido lo más espectacular son los tramos por bosque y el acceso al col de Suzon. Todo el tramo de subida y las vistas desde el collado son espectaculares. Las diferentes formas que tomando el Midi a medida que lo rodeamos son puro disfrute.
Recorrido :
Lago Gentau – Lago du Miey – Lago Roumassot – Cabane col Long d’Ayous – Lago de Bious Artigues – Parking – Col long du Magnabaigt – Col de Moundelhs – Col de Suzon – Refugio de Pombie – Col de Soum de Pombie – Pista – El Portalet
MIDE  [?]
Horario (movim.) 5h 05min Severidad del medio natural 2
Desnivel de subida 1006m Orientación en el itinerario 2
Desnivel de bajada 1070m Dificultad del desplazamiento 3
Distancia horizontal 17.74km Cantidad esfuerzo necesario 4
Tipo de recorrido Circular
Otras Consideraciones:


DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
 

A las cinco de la mañana me levanto para orinar y al salir de la tienda, ¡uau! qué friooooo ... miro el silbato-termómetro-brújula ... ¡6 grados!, a la tienda otra vez, que en el saco se está fenomenal.Suena el despertador a las 6, pero aún está todo muy húmedo así que un rato más de agradable pereza con el calorcillo del sol y a las 8 salimos de la tienda. Un día radiante nos recibe, ni rastro de la niebla de la noche anterior y el Midi, que ayer permanecía oculto, hoy se nos muestra en todo su magnífico esplendor.


¡Qué manera de despertarse! El lago está precioso, el Midi y las montañas de alrededor se reflejan como en un espejo. El verde de los prados cercanos está deslumbrante, de postal. Nada, nada. No hay que perder tiempo. Desayunamos un mix deshidratado de cereales, leche en polvo, cola cao y polen. Todo rehidratado con agua caliente. Recogemos la tienda para ponernos en marcha cuanto antes.

¡Buenos días!

En el refugio ya están todos de pie

Y el Midi, ayer oculto, se muestra en todo su esplendor


La etapa de ayer fue toda por crestas y zonas de altitud, carente de árboles. En la primera parte de la jornada de hoy tendremos todo lo contrario. Frondosos bosques cargados de vegetación y abundantes riachuelos nos acompañaran durante más de la mitad del recorrido.

Cargados de nuevo con las pesadas mochilas volvemos al camino principal conscientes de que nos espera un buen trecho de continuo y suave descenso hasta el lago de Bious-Artigues.

Así que vamos avanzando a buen ritmo dejando a nuestras espalda el refugio de Ayous. Se nota que estamos en una vía transitada, el camino está muy limpio y nos cruzamos con abundantes senderistas.

Emprendemos el camino del segundo día

Dejando atrás el precioso lago y el refugio de Ayous

Pronto vemos a nuestra derecha el pequeño lago Du Miey y un poco más adelante una impresionante cascada de agua que comunica este pequeño lago con el lago Roumassot.

El Lac Du Miey

Bonita cascada que comunica los lagos

La senda desciende por la parte derecha de la cascada en fuerte pendiente hacia el siguiente lago, el Roumassot que también dejaremos a la derecha siguiendo la evidente senda.

El Lago Roumassot

 

Pronto el camino se adentra en el bosque para hacernos descubrir que este entorno pirenaico también se halla bien nutrido de frondosos bosques, con magníficos rincones cargados de vegetación y de una belleza encantadora.

Por el bosque, precioso

Al fondo se divisa el claro en el que dejaremos la vía principal

Continuamos descendiendo por el bosque siguiendo marcas de GR, pronto llegamos a un claro donde se divisa a la izquierda una cabaña de pastores, concretamente la Cabane de Col Long d'Ayous.

La Cabane del Col Long d’Ayous

Es en este punto donde debemos decidir si proseguimos nuestro camino por el GR entre bosque y para enlazar pronto con pista o si, tal y como hicimos nosotros, nos desviamos a la izquierda para adentrarnos en un precioso prado y tras éste en un frondoso bosque.

Nuestro camino no presenta marcas de ningún tipo pero una vez encontrada la senda que desciende hacia el lago de Bious-Artigues es fácil de seguir.

Bonita casita

Las vacas francesas tienen cara de pocos amigos


El desvío compensa completamente. El bosque en el que nos hemos adentrado está menos 'domado' que el del camino oficial y la vegetación campa a sus anchas creando un entorno salvaje, preñado de verdes y con deliciosas torrenteras de agua por doquier.

Por la vía alternativa, realmente preciosa

 

Tras un buen tramo de descenso llegaremos a un puente que nos permitirá atravesar el río al que desembocan las torrenteras que hemos ido cruzando. Poco después del puente vemos un bonito prado y una señal que nos indica el enlace con la pista y el recorrido principal.

Cruzamos el río

El ambiente es idóneo para pasear

Enlazamos con la vía principal

De este modo tomamos la pista que, bordeando el amplio lago de Bious Artigues, en poco tiempo nos conducirá al atestado parking de Bious Artigues, punto donde encontraremos otro poste del parque indicándonos el camino a tomar hacia el Col de Suzon, nuestro próximo destino.

El Lago de Bious Artigues

Tomamos el desvío

Estamos en terreno del Parque Natural, zona protegida

Los próximos kilómetros conviene tomarlos con calma ya que es una continua subida sin tregua.

Empezaremos atravesando un precioso bosque por una senda que no nos dará un respiro, en continuas y apretadas lazadas nos hará ganar altitud a marchas forzadas.

Subiendo por el bosque, el entorno es embriagador






En un par de kilómetros abandonaremos el bosque, habiendo llegado al Col Long du Magnabaigt y habiendo superado unos 400m de desnivel. Estamos en un entorno privilegiado. Rodeados de verdes de todas las tonalidades. A nuestra derecha un frondoso bosque y a nuestra izquierda las inclinadas laderas presididas por el afilado Pic de Lavigne.

Llegando al Col Long du Magnabaigt


Es posible ascender hasta el collado de Lavigne y avanzar por toda la cresta hasta llegar al Col de Suzon, pero la tremenda pendiente de las laderas que conducen hasta el collado hacen que decidamos mantener el plan original y continuamos ascendiendo por la senda principal.

El collado de Lavigne y detrás el afilado pico del mismo nombre

En el Col Long du Magnabaigt hemos tenido un ligero respiro en cuanto a desnivel se refiere, aunque dura poco y de nuevo volvemos a ascender de forma clara y directa. En cuanto a orientación no hay problemas, la senda es clara y el collado al que nos dirigimos es fácilmente visible, aunque aún muy lejano.

Tenemos un respiro en cuanto a desnivel se refiere, pero poco durará

En medio del camino un indicador para comprar ¡queso de cabra!

Queda demasiado abajo, ahora vamos subiendo de forma decidida

Vista al cresteo que hemos optado por evitar

Ahora una cascada, ahora un riachuelo, luego algunos neveros, rebaños de ovejas ... sencillamente puro disfrute es lo que sentimos mientras vamos ascendiendo hacia el collado.

Vemos una cascada, donde aprovechamos para refrescarnos

Vista atrás

Seguimos acendiendo

Al fondo a la derecha, el col de Suzon … aun queda un buen trecho

El Midi muestra otra de sus caras

Otra bonita estampa

Las yeguas están acostumbradas a la presencia humana y posan para la posteridad Guiño

Antes yeguas, ahora vacas

Y ahora ovejas o cabras …

… pero MUCHAS

Ellas van a su rollo

Ya llegamos al collado de Suzon, algunos antes que otros jeje …

Unos pocos metros más …

 

Tras 2,5km y cerca de 400m más de desnivel positivo llegamos finalmente al Col de Suzon. Un collado enclavado en un entorno privilegiado desde el que se pueden observar claramente ambas vertientes incluido el refugio de Pombie, nuestro próximo destino.

El Col de Suzon es uno de los puntos clave para ascender al Midi d'Ossau. De hecho los avezados montañeros que se atreven a coronar este pico suelen hacer noche en el refugio de Pombie, aproximándose de madrugada a este collado para afrontar el acceso a la cima.

Nosotros dejamos el collado, no sin cierta nostalgia al sabernos incapaces de coronar tan altiva cima, mientras vamos descendiendo por senda clara hacia el refugio de Pombie que parece bastante cercano.

El Col de Suzon

Vemos la senda que baja a Pombie y por la derecha la que se usa para ascender al Midi

Nosotros, en descenso hacia Pombie que parece estar cerca

Vista atrás, el col de Suzon y el Pic de Pombie

Avanzamos, de momento sin dificultades

Aunque no hay que dejarse engañar por las apariencias, antes de llegar al refugio hay que atravesar una infernal pedrera repleta de pedruscos de todas las formas y tamaños que retrasarán nuestra marcha más de lo esperado.

El camino no tiene mayor dificultad que ir buscando los mejores apoyos para los pies y cuidando de no doblarse los tobillos.

Avanzando por la pedrera, muy cerquita de las paredes del Midi

¿Dónde esta Willy?

Otra vista atrás

Finalmente llegamos al refugio  de Pombie (2032m) sobre las 15:30. Ya hay algunos montañeros descansando y algunas tiendas montadas. El refugio parece muy acogedor y las vistas que desde él se disfrutan son incomparables.

Llegando al refugio de Pombie


Nuestra intención inicial era pernoctar cerca del refugio y bajar hasta el coche a primera hora de la mañana, pero finalmente y tras un merecido descanso decidimos que es demasiado temprano como para quedarnos a dormir. Así que, ni cortos ni perezosos, abandonamos el refugio en dirección al Col de Soum de Pombie.

Descansando en el refugio

Y de nuevo en marcha, hacia el Col de Soum de Pombie

Se llega rápido al collado, es un tramo ascendente pero con una pendiente moderada y sin dificultad. Allí encontramos un cruce que deberemos tomar por la izquierda.

Se sube sin dificultad y por buen camino

Y llegar al último collado del día provoca euforia

Panorámica hacia Pombie

Cruce de caminos, nosotros por la izquierda

 

Desde este punto ya se divisa claramente El Portalet e incluso nuestro coche aparcado. Poco más de una hora nos separa del final del recorrido.

Ya vemos El Portalet y la zona del cresteo que realizamos ayer

Zoom hacia El Portalet

El camino es claro y desciende de forma directa, muy empinado y algo incómodo por las piedras sueltas que contiene.

Descendiendo hacia el final de la ruta

Finalmente la senda desemboca en una pista que nos dejaría en un parking cercano a El Portalet y luego por carretera hasta el coche. Para evitar este tramo decidimos continuar por los asequibles prados que aparecen a la derecha de la vía y que, no sin cierto esfuerzo, nos dejan finalmente en el parking de El Portalet.

Al llegar a este poste, seguiremos recto por el prado para evitar el tramo de carretera

Vista atrás, adiós Midi … hasta pronto

Eufóricos y completamente satisfechos finalizamos esta travesía de dos días en la que hemos disfrutado plenamente de tan privilegiado entorno.

¡¡ Volveremos !!

             

RECURSOS Y OTROS DATOS

- Perfil de altitudes      

- Mapa del recorrido      


- Todas las fotos en diapositivas 

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria