Pirineo Francés : Día 1 : Portalet, Circo de Anéou y Lagos de Ayous

FICHA TÉCNICA DE LA RUTA
Pirineo Francés : Circo de Anéou y Tour del Midi Día 1
Fecha : 4 de Julio de 2010
Senderistas : Angel, Jose
Valoración (Sobre 5) : 5
Merece la pena destacar …  
El entorno por sí mismo ya es increíble. A ello podemos añadir la belleza de las vistas desde el cresteo por el circo de Anéou y el privilegiado enclave de los lagos de Ayous.
Recorrido :
El Portalet – Pico de Cuyaralet – Collado de Anéou – Pico de Anéou – Pico Peñas Blancas – Pico sin nombre – Pico Canaourouye – Collado de Houer – Cabane de la Glère – Lago Castérau – Lago Bersau – Lago Gentau
MIDE  [?]
Horario (movim.) 6h 51min Severidad del medio natural 3
Desnivel de subida 1224m Orientación en el itinerario 3
Desnivel de bajada 1090m Dificultad del desplazamiento 3
Distancia horizontal 16.26km Cantidad esfuerzo necesario 4
Tipo de recorrido Circular
Otras Consideraciones: Hay tramos expuestos y con fuerte inclinación el el circo de Anéou, no apto para gente con vértigo.

INTRODUCCIÓN

Había ganas, muchas ganas de hacer una escapada a Pirineos. Y muchas más desde que vi este recorrido que hizo Jose Luis, rodeando la mítica montaña del Midi d'Ossau.


Una escapada de dos días, disfrutando de los increíbles paisajes que nos ofrece el privilegiado entorno pirenaico era demasiada tentación como para resistirse.


Evidentemente para allá que nos fuimos y  os puedo asegurar que no defraudó en lo más mínimo. Muchas veces 'encumbras' tanto una ruta que cuando la realizas te quedas un poco defraudado del resultado. En esta ocasión todas las ilusiones puestas en el recorrido fueron pocas, la realidad superó con creces lo que esperábamos de esta escapada.


Tomando como referencia el recorrido de Jose Luis, mantuvimos el trazado original del segundo día, realizando una clara variación en la primera jornada para poder ascender algunas cimas y crestear por el circo de Anéou y de este modo disfrutar de irrepetibles imágenes panorámicas de la zona española y francesa desde la cresta por la que discurre la frontera entre ambos países.


Como añadido a esta aventura decidimos prescindir de refugio y pernoctar en tienda de campaña, cocinar por nuestros medios y disfrutar más de estos dos días. El resultado fue estupendo pero el exceso de peso en nuestras mochilas pasó factura al cansancio ... aunque ¡mereció la pena!. Al final del relato encontrareis un detalle del material que empleamos para la acampada y cocina.


Espero que disfrutéis de este reportaje y de las fotografías en las que intentamos plasmar la belleza de los parajes por los que tuvimos el privilegio de caminar.


PUNTO DE INICIO

El recorrido sale de El Portalet, pequeño barrio situado justo en la frontera franco-española. Muy cercano a Sallent de Gállego.


Justo tras atravesar el paso fronterizo, a la izquierda de la carretera encontramos un restaurante con un amplio parking donde podemos dejar el coche. Justo en el parking nace el sendero que usaremos para iniciar el recorrido.

 

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO 

A las 7:30 llegamos a El Portalet (1800 metros de altitud), donde dejamos el coche en el amplio parking que encontramos justo atravesar el puesto fronterizo. Sólo bajar del coche empieza el disfrute. Ya podemos ver claramente la imponente mole del Midi d'Ossau, con sus dos cimas características. El hecho de divisar tan pronto la montaña nos permite hacernos una idea del recorrido que nos espera, vamos a darle toda la vuelta.

Preparados para iniciar la aventura, al fondo el Midi y su vecino el Peyreget


A pocos metros de donde dejamos el coche, vemos una senda que se inicia justo en el parking y que permite superar un pequeño resalte rocoso dejándonos en un prado completamente verde y con un bonito riachuelo cargado de agua.

La senda se inicia justo en el parking

Atravesamos un riachuelo en varias ocasiones


Al frente podemos divisar las altas paredes hacia las que nos encaminamos. La humedad de la mañana mantienen las hierbas bajas del prado completamente mojadas, lo que hace el inicio del recorrido muy agradable.

Andar por aquí es puro disfrute, al fondo las cimas a las que nos dirigimos

A la izquierda, la impresionante Campana de Anéou

Más cerca …


Vamos siguiendo la senda de forma cómoda, aunque en continuo y progresivo ascenso en dirección Oeste - Suroeste. Pronto divisamos algunos pequeños neveros que se mantienen a pesar de las altas temperaturas del verano.

Siguiendo el riachuelo

El terreno es empinado con ganas

Encontramos algunos neveros sin importancia


Estamos remontando el barranco del Portalet en dirección al Collado de Anéou. En un punto del ascenso encontramos algunas fitas que seguimos, esto nos ocasionó el tener que dar un buen rodeo para llegar al collado, ya que las fitas al parecer conducen a alguna otra zona. Nos dimos cuenta del error cuando divisamos, desde bien arriba, el sendero que asciende al collado, bastante más a la derecha de nuestra posición.

Imposible resistirse a mirar hacia el Midi, tiene algo esa montaña que atrae

A la derecha se observa el camino oficial para subir al collado de Anéou


De este modo y para evitar volver a descender hasta el valle, optamos por proseguir nuestra vía coronando la cercana cima del Cuyaralet (2289m) para posteriormente descender hasta el collado más cercano (dirección Sur).

Mereció la pena el desvío, algunos Isards nos salieron al paso

Vistas del collado de Anéou y del pico Anéou desde la cima del Cuyaralet


Desde nuestra posición debemos alcanzar el collado de Anéou, para ello deberemos progresar  sin perder altitud por una muy empinada ladera herbosa no apta para senderistas con vértigo. El mayor riesgo es lo resbaladiza que está la hierba y la inexistencia de camino que nos obliga a asegurar cada paso.

Cruzando hacia el collado de Anéou, las vistas son increíbles con el Anayet en primer término


Finalmente alcanzamos el collado de Anéou (2243m) desde el que la visión hacia ambas vertientes de la cresta es inmejorable. Podemos divisar la magnífica Canal Rouye y las verticales paredes de la cima del Anayet. Por las laderas cercanas al Anayet varios torrentes de agua se deslizan con velocidad y gran estruendo hasta el fondo del valle donde forman un caudaloso riachuelo.

El collado de Anéou, a la derecha el Pico Anéou nuestro próximo destino

Otro vistazo al Anayet, impresionante


Nuestro próximo destino está claro, el Pico Anéou (2364m), máxima altitud del día. Seguimos para ello por la cresta en dirección al pico.
Una empinadísima ladera herbosa nos espera. Son pocos metros pero bastante verticales y resbaladizos, por lo que conviene asegurar los pasos y subir de forma prudente y sin arriesgar apoyando los pies en las trazas de camino que iremos encontrando.

Subiendo al Anéou, el ascenso es pesado y con mucha inclinación


Previo al pico encontraremos un colladito desde donde podemos divisar claramente el cresteo que vamos a realizar a continuación. De momento subimos en pocos metros a la cima para la foto de rigor y volvemos al collado.

Cima del Anéou

Vista del cresterío que vamos a realizar


La dirección es clara y las vistas inmejorables. El Midi se muestra espléndido, de gran impacto visual. Todo el valle está muy verde y con abundantes neveros adornando el entorno.

El parking ya queda muy abajo

Neveros y el Midi


Sin más dilación vamos avanzando por la cresta coronando las cimas secundarias de Peña Blanca (2358m),  cima desconocida (2278m) y finalmente el Pico de Canaourouye (2347m) mientras nuestros ojos intentan captar la inmensidad de lo que nos rodea.

Cresteando

Otra cima

 

A nuestra izquierda continuamos disfrutando del pico Anayet y la Canal Roya, Formigal y el entorno que lo rodea a nuestra derecha omnipresente el Midi y más cerca el Pic de la Gradillère, la Pène de la Glère y el magnífico valle por el que hemos transitado previamente.

Vista atrás, en primer plano Pène de la Glere, al fondo varios tres miles : Lurien, Palas, Balaitous, Infiernos …

Panorámica de los dos valles

Continuamos cresteando

Llegando al pico de Canaourouye

 


Llegados al Pico de Canaourouye abandonaremos el cresteo en dirección Norte, pero antes haremos una parada en ésta cima para descansar y disfrutar del entorno.

Otra vista del Midi

Y otra …

Vistas hacia el Anayet

Vistas hacia la Canal Rouye


Hacia el norte divisamos el Pic  de la Gradillère (2271m) y la chimenea que permite coronarlo, más cerca un pequeño ibón aún con hielo y a su derecha el collado de Houer, nuestro próximo destino. El recorrido original nos lleva hasta el collado, para descender por la derecha del pico y perder cerca de 300 metros de altitud hasta el Plaa de la Gradillère para remontar luego hasta el collado de Anèou o Bious.

En primer plano el Plaa de la Gradillère, al frente el pic de la Gradillère

El collado de Houer, nuestro próximo destino

Ibón, cerca del collado de Houer


Analizando el mapa vemos que, si es posible, evitaremos una buena subida si descendemos directamente por la parte izquierda del pico. Así que nos disponemos a intentarlo.

Descendemos del Pico de Canaourouye en dirección al collado de Houer para ver las posibilidades del descenso directo. Desde el collado podemos ver claramente, al fondo del valle, un caudaloso río que nos servirá de guía en nuestro nuevo camino. El descenso es bastante vertical y hay que atravesar algunos neveros, pero aún así no parece que presente muchas dificultades.

Dejamos el collado de Houer a nuestra derecha para descender a criterio

Desde aquí el Pic de la Gradillère es muy fotogénico


Animados por la visión del río (el mismo destino que si hubiéramos dado el rodeo), vamos descendiendo por la empinada ladera.
Lo que en un principio nos pareció un poco arriesgado terminó siendo un divertido descenso, rodeados de torrentes del deshielo de los neveros. Muchas flores e inacabables tonalidades de verde nos acompañaron. Los tres o cuatro neveros que tuvimos que atravesar fueron pequeños y con la nieve blanda, lo que posibilitó su paso sin ninguna dificultad.

Descendiendo

El buen humor no puede faltar … hemos venido a divertirnos ;-)

Está todo precioso


Finalmente, y tras haber descendido casi 400 metros desde la cima, llegamos al río donde aprovechamos para refrescarnos ya que el calor apretaba de lo lindo. ¡Qué maravilla de agua! ¡Qué río tan caudaloso! ¡Qué frescor y qué deleite saborear las agradables aguas del torrente! .... aún me parece sentir el rumor del agua en el valle.

Llegando al río

 


Convenientemente refrescados vamos siguiendo el curso del río descendiendo ligeramente para encontrar rápidamente el enlace con el camino que desciende del collado de Bious y que era nuestra ruta original. ¡Realmente nos hemos ahorrado un buen trecho!

Enlazando con la senda correcta


Ahora sí, con algunas fitas y claras trazas de camino continuamos avanzando a buen ritmo ya que la senda avanza a media ladera sin ganar altitud.
A nuestra izquierda el río muestra zonas de auténtica belleza, ya que va adentrándose en gargantas que le dan más fuerza y vistosidad.

Por aquí se puede avanzar a buen ritmo

Un último vistazo al Pic de la Gradillère


Pronto divisamos una cabaña al frente, cerca del camino. Se trata de la Cabane de la Glère,  señal inequívoca de que vamos por el buen camino. En este punto la mala fortuna hizo que se nos acabaran las referencias visuales en lo que quedaba de tarde ya que una espesa niebla apareció de la nada y cubrió las cimas que nos rodeaban. Afortunadamente ya estábamos en camino fácil de interpretar.

Al fondo vemos la Cabane de la Glère

Y el Pic Paradis


La senda que veníamos siguiendo alcanza un puente que nos permite cruzar el río y nos conduce a una pista que seguiremos hacia la derecha, ascendiendo ligeramente.

Cruzamos el río

Panorámica del río


Encontramos alguna cabaña más por el camino y, finalmente, un poste indicador (1717m) que nos muestra el camino a seguir hacia el lago Castérau, nuestro próximo destino.

Por primera vez en lo que va de día estamos en senda ‘oficial’ y balizada

 
Pero antes una buena parada para comer y recobrar fuerzas ya que la subida que nos espera es de aúpa, unos 250m de desnivel en menos de 1km.
Mientras comíamos vimos buena cantidad de senderistas que descendían por la senda que teníamos que subir nosotros. Es lógico ya que el Tour del Midi original se puede hacer en un sólo día y se suele salir del parking de Bious-Artigues, ascendiendo a los lagos para descender por esta vía. Nosotros, como de costumbre, contra corriente ;-)


Tras reponer fuerzas tomamos el camino ascendente, con una niebla hasta los pies que sólo nos permitía ver a pocos metros, aunque era suficiente ya que nuestro paso era lento. La empinada senda con sus fuertes lazadas iba poniendo a prueba a nuestra piernas sobrecargadas por el peso de las mochilas.
Jose subió sin más problemas (como suele ser habitual), pero a mí se me atragantó bastante la subida teniendo que parar en dos ocasiones.

Ala, a tirar p’arriba. Yo ya empezaba a flaquear …

Una marmota … ¿o una excusa para parar … ?

Para colmo de males, no se ve nada de nada


Finalmente llegamos al lago Castérau (1948m), del que poco pudimos ver ya que la espesa niebla seguía acompañándonos.
Seguimos de nuevo por la senda muy bien definida, ahora con una corta tregua en el ascenso. Aunque pronto se acaba el llaneo, aún queda un trecho que asciende en tres o cuatro empinadas lazadas hasta el collado que da acceso al lago Bersau (2093m), un lago de tamaño considerable.

Garganta

Lago Castérau

Últimas lazadas

Pico Castérau

Por fin se acabaron las subidas, ahora vamos llaneando entre bonitos lagos


La niebla nos dio algunas treguas para que pudiéramos disfrutar de estos lagos y de las caudalosas torrenteras de agua que los comunicaban. En lo alto, las afiladas aristas de Las Très Pundettes de Larry, ofrecen un espectáculo magnífico.

Las Trés Pundettes de Larry

Las torrenteras son continuas

 
Sin demasiadas pausas y ya cerca de las seis de la tarde avanzamos a buen ritmo por el sendero que ahora, finalmente, llanea y va descendiendo en dirección al bellísimo lago Gentau (1952m), punto final de este primer día de recorrido.


Aún atravesamos otra zona con un gran nevero que cruzamos sin mucha dificultad hasta llegar a la magnífica cascada que conduce el agua hasta el lago de Gentau al lado del cual se encuentra el refugio de Ayous, guardado de Julio a Septiembre.

Último nevero antes de llegar al lago Gentau


Un precioso prado, verdísimo y al borde del lago. ¿Algún lugar mejor para acampar? Creo que no. Justo aquí plantamos la tienda para terminar esta primera jornada, llena de puro espectáculo visual.

Zona de acampada con el lago Gentau y el refugio de Ayous

 


Una buena sopita y unos macarrones para cargar las pilas nos dejan como nuevos. Aún nos acercamos hasta el refugio para tener una buena perspectiva del lago y disfrutar de la contemplación de la cima del Midi , en una de las pocas apariciones que nos permitió la niebla que aún persistía.

Hay que reponer fuerzas … ñam, ñam !!

Refugio de Ayous

Los ‘transportistas’ del avituallamiento para el refugio

Vistas desde el refugio de Ayous


Cansados, pero satisfechos nos metemos en la tienda ... ¡hasta mañana!

 

RECURSOS Y OTROS DATOS

- Perfil de altitudes     

- Mapa del recorrido     


- Todas las fotos en diapositivas 

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria